Una canción maldita

2416207454_5416e29cf5_o

Siento comunicarte

que no calmaré tu sed

de dolor,

ni temeré, y me hiere

a mis monstruos esta noche.

Que no le quiero la soledad a nadie

y menos a ellos, a mí,

que tanto me han acompañado

entre las sombras.

 

Está bien…

sufro al decir

que la virtud triunfa,

 

que han perdido los asesinos

y que los genocidas no pueden

quitar ni una sola vida.

 

Perdónenme. Los periodistas.

«Matar» no existe,

ni todos los infinitos nombres

de tales industrias teológicas

de pastores de humanos

antropófagos

ni las contradicciones

que esto les surja.

 

Está bien…

lamento pensar

que nadie nunca me quitará el alma.

Ninguna bomba o logaritmo bursátil.

 

Lo siento, buenas noticias,

el planeta brillará limpio

y no dejamos de existir,

nos salvan nuestros hijos.

 

Padezco ver experiencias

en vez de ver errores.

 

Sí, una lástima

que nunca sea tarde

porque esperan las oportunidades.

 

Una pena, tienes razón

que la paz sea

además paciente.

 

De acuerdo, me compadezco,

la ignorancia se arregla porque avanzamos

y conseguimos limpiar

el mar del cielo, el de la tierra,

y el mar de las miradas.

No me preocupa no poder atraerte

con malas noticias.

Discúlpenme sus majestades

por no querer ver llorar sangre.

 

Discúlpame

por no querer dejar de amarte.

 

Perdone prisionero

pero su celda no tiene cerrojo.

 

Deploro no comentar

que no quiero más vida.

 

No poder expresar

que me conmueve su lucha

y estoy envenenado de ella.

Que hay ciencia,

creyentes, y esperanza

mientras quede cultura

y alguien amándola.

 

Que me emocione

porque hay más maestros

que en toda la historia junta.

Y la única muerte, con la mía, realmente

es que no puedas ver

que cada día se multiplican los milagros,

o los comprendas como algo irreal,

 

Y la única muerte,

cuando la verdadera magia

pueda perder su índice

valor-utilidad

por ocurrir tras cada esquina.

Eduar Clos
Eduar Clos

Latest posts by Eduar Clos (see all)